Almohadones, aliados de la decoración

by Vicenta
0 comment

Insistimos una vez más en los almohadones como elementos sencillos pero que pueden cambiar radicalmente el look de un espacio (interior o exterior). A continuación, un repaso por algunas de las numerosas posibilidades para la confección de almohadones clásicos, tan simples que pueden hacerse en pocas horas:

  • Almohadón tradicional, con cierre para extraer el relleno. Un simple cuadrado o rectángulo de tela cosida en forma de bolsa por tres de sus lados, y un cierre en el cuarto. Una variante que le aporta elegancia a esta opción es utilizar un cierre invisible en lugar de uno común.
  • Almohadón sin cierre: En lugar de ubicar un cierre en uno de los lados, la abertura queda en el centro de una de las caras del almohadón, solapando una tela sobre otra para que el relleno quede bien escondido. Súmamente fácil de realizar, puesto que sólo lleva dos costuras laterales y el  dobladillo en la abertura. Una variante de este modelo, es dejar la abertura hacia uno de los lados y anexar unos lazos anchos de tela para cerrarlo atando un moño o nudo: ¡una delicadeza!

Cualquiera de los dos tipos de almohadón tradicionales puede llevarse a otro nivel, o ser personalizado de acuerdo a la decoración de tus ambientes mediante el agregado de apliques en otras telas, botones, bordados, cordones, pompones y puntillas en todo el contorno; o borlas en los vértices.

Una alternativa muy actual para la personalización de estos confortables y decorativos  elementos puede ser también la combinación de telas en composé sobre un lado y la otra cara lisa en un solo color.

Capítulo aparte merece la larga lista de géneros que pueden usarse para la confección de almohadones para interior o exterior, lisos o estampados. Vení a elegir los tuyos y si todavía no te animás a la costura, nosotros los hacemos por vos.

0 comment
0

You may also like